Areas de intervención

La medicina osteopática se ocupa de los problemas funcionales mientras que la medicina convencional se encarga de la patología, de esta manera, la osteopatía, no promueve el uso de medicamentos y su campo de actuación idóneo sería previo a la aparición de la lesión patológica.

La osteopatía entiende al individuo como un ecosistema vivo en el que sus diferentes partes negocian para equilibrarse. Esto hace referencia a uno de los principios osteopáticos, la autocuración, por lo que el tratamiento tendrá como objetivo permitir que el organismo se recupere de inestabilidades, desequilibrios y perturbaciones, utilizando los recursos que contiene el propio organismo.

Se considera que una alteración en cualquier estructura del cuerpo repercutirá en la funcionalidad de ésta y probablemente también de estructuras vecinas; esto hace referencia a otro de los principios osteopáticos, la relación entre estructura y función o entre anatomía y fisiología.

El objetivo principal de la Osteopatía es eliminar el dolor y mejorar el funcionamiento del individuo.